viernes, 6 de mayo de 2011

Aún te escribo

Aún te escribo.
Esta es una de esas noches donde tu voz se transforma en silencio y tus caricias en soledad,
mi oxígeno ya no vuela por el aire, se ha escondido en tu perfume. En tu piel.
Aún te escribo, todavía te desvisto en versos y te existo en mis manos,
Aún te invento, sigo dibujando tu voz en mis labios para besar tu silencio ya muerto.

Olvidaste llevarte el piano que existía en tus manos,
 las mejores melodías me las daba tu tacto.
¿Y me preguntas si aún te extraño?
Sí, me haces falta, mis manos ya no escriben. Lloran.

Aún te escribo, aunque mis manos ya no respiren tu piel, aún guardan tu sexto sentido,
Aún puedo sentir el caminar de tu cabello en mi cuerpo ¿Cómo olvidarte si me tatuaste la vida?
Aún te pienso en cada amanecer que anochece sin ti,
Cada caricia muerta es un recuerdo que nace en mi piel.

Sé que algún día nos encontraremos. Te diré hola, que bella estás.
Tú, me miraras y tus ojos se cerraran y preguntaras ¿Quién eres?
Quizás te diga mi nombre o quizás te mienta, de todas formas me darás las espaldas y te irás.

Mi voz se irá apagando, y cuando sea viejo y recuerde tus manos en mi piel,
pensaré en ti y en los nietos que nunca tuvimos.
y antes de morir te recordare una vez más,
y ese día sabras, que aún te escribo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada