sábado, 4 de junio de 2011

Un Planeta Hundido.

Un mundo construido por el hombre, vive bajo un túnel sin luz.
El viejo reloj ahora camina con un bastón llamado destino, avanza lento, pero mata rápido.
La distancia se ha vuelto una carretera más hacia nuestro propio abismo,
nuestros recuerdos no son más que vagabundos en busca de un mismo futuro, el nuestro.

La ausencia se ha vuelto a embriagar en una cantina llamada soledad.
La esperanza ha olvidado cómo existir, se ha dado cuenta que vivir, es una opción más para morir.
La felicidad se ha ahogado en su propia sonrisa, vive presa, sufre de agonía.
El silencio se ha apoderado de las bocas del mundo, ahora existen labios con melodías muertas.

El vacío ha encontrado un motivo para seguir, ha logrado llenar a toda una sociedad de mentiras a cambio de vidas.
El aire empezó a asfixiar a poetas, voces muertas, letras eternas.
La tristeza ha construido puentes para unir más a la gente, herir a una persona es sinónimo de victoria.
El suicidio ha inventado una salida, dejar de respirar es una manera de cómo las personas pueden seguir vivas.

¿Y el amor?
El amor ha sido eliminado, muchas guerras y pobreza lo han afectado.
¿Y yo?
Yo no existo, sólo escribo.

Josué Parra 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada